viernes, 14 de agosto de 2015

Antología de entradas: fotos, catálogos, publicidades y otros testimonios antiguos

El modo más simple de recrear al pasado consiste en visitar los lugares históricos que fueron restaurados y conservados a lo largo del tiempo. Pero claro, para ello debemos confiar en que semejante trabajo de restitución  temporal  haya  sido  realizado  por profesionales  competentes,  y  aun  así  existe  la posibilidad de que el entorno que se pretende evocar no sea absolutamente fiel a sus épocas de esplendor. Como para empeorar el panorama, lo dicho se remite sólo al pequeño porcentaje de emplazamientos que alcanzaron tan afortunado destino, puesto que la mayoría de las huellas del ayer tiende a perderse irremediablemente por acción  del tiempo y del progreso.  Puede decirse entonces que la experimentación  presencial es un método más bien ineficaz para obtener evidencias de los sucesos pretéritos. Por suerte, existen también los testimonios gráficos de naturaleza prácticamente eterna, tanto fotografías como documentos escritos.  A  través  de  ellos podemos obtener impresiones y certezas mucho más fidedignas que cualquier recorrida por edificios, predios o sitios antiguos.


Con ese mismo espíritu, a lo largo de tres años y medio subimos numerosas entradas correspondientes a viejos vestigios documentales volcados en imágenes, en palabras, o en una feliz combinación de ambas.  Esto implica el uso del término testimonio gráfico en su más variada acepción, puesto que  hablamos  de  fotografías,   artículos  periodísticos, catálogos comerciales, publicidades y menús. Todos ellos fueron oportunamente útiles a los fines que nos ocupan, por lo que decidimos incluirlos de manera conjunta en una de nuestras antologías. Veremos así una variopinta batería de pequeñas “máquinas del tiempo” que nos llevan a diferentes épocas y distintos lugares de nuestro país, siempre alrededor de  los  productos,  las costumbres  y  los lugares de consumo que frecuentaban los argentinos en otros tiempos. El propósito de agruparlas de este modo consiste, como siempre decimos, en brindar la posibilidad de conocer apuntes anteriores a los lectores nuevos del blog, a los nostálgicos o a cualquiera que desee repasarlos.




















La lista incluye ocho entradas entre 2012 y 2014, que presentamos en orden cronológico de publicación con los correspondientes enlaces:

Menú de mar y tierra
Los viejos menús que han sido preservados son un yacimiento de curiosidades para los historiadores, por lo que decidimos atisbar un puñado de ellos en distintos entornos y diferentes épocas. Fue en tres ocasiones dotadas de sendos ejes temáticos: los menús hoteleros, los menús náuticos y los menús ferroviarios. Entrada 1:  http://goo.gl/AvmeIU Entrada 2: http://goo.gl/1tTRQt  Entrada 3: http://goo.gl/rfnQod
Esa foto tiene una marca
Además del evidente valor como modo de preservación visual, la fotografía tiene el don de registrar  instantes específicos y determinados. Muchas veces, sin querer, lo que aparece en el fondo acaba teniendo más importancia que el elemento central de la toma. De esa manera  recreamos viejas marcas “coladas” en imágenes de antaño. http://goo.gl/ZVgqXv
Publicidades con verso del siglo XIX
Actualmente existen empresas, carreras universitarias y profesiones dedicadas plenamente a las labores publicitarias. Sin embargo, el panorama en cuestión era tan dinámico como empírico en las vísperas del 1900. En esta entrada evocamos algunos avisos de vinos y bebidas publicados por aquella época, unidos por un elemento común: los mensajes versificados. http://goo.gl/NRy7G9
Un bar alemán de Belgrano, según la irónica pluma de Roberto Arlt
El de Roberto Arlt es el típico caso de reconocimiento póstumo. Sus textos, tan lúcidos como mordaces, conforman una formidable mirada costumbrista de su época y muy especialmente de los años treinta del siglo XX. En una de aquellas joyitas literarias se dedica a analizar un característico local gastronómico germánico con el ácido humor que le era propio. http://goo.gl/J6V2Pq


La lista de Hansen
El legendario local palermitano conocido como Café de Hansen (su nombre oficial era Restaurant del Parque Tres de Febrero) es todo un ícono de la historia porteña. En la entrada de referencia exponemos los datos más interesantes de cierto documento poco conocido: el inventario de alimentos, bebidas y tabacos que se realizó tras la muerte de Juan Hansen, su fundador y primer propietario. http://goo.gl/muYP5C
El poder nutritivo de los alimentos según Caras y Caretas de 1905
Ciento diez años pueden considerarse un instante en términos astronómicos o geológicos, pero son una enormidad si los vemos en la perspectiva de la historia humana reciente. En la primera década del siglo pasado, la célebre Caras y Caretas publicó una nota sobre la valorización “nutritiva” de los principales alimentos y bebidas. Su lectura permite apreciar el abismo cultural que nos separa de aquella época. http://goo.gl/gTKxtP
Antiguas publicidades de la gastronomía hotelera
En un tiempo cargado de inmigrantes y viajeros como lo fue el siglo XIX, los hoteles proliferaron en las principales ciudades y  pueblos de la Argentina. La presentación de sus bondades era frecuente mediante breves anuncios que aparecían en diarios y revistas locales. Seleccionamos algunos que hacen hincapié en los respectivos servicios gastronómicos y sus bien nutridas bodegas.  http://goo.gl/jCIod2
Águila Saint, la gran fábrica de chocolates y su catálogo general del año 1935
Abel Saint fue uno de esos emprendedores que lograron levantar grandes empresas a partir de un comienzo marcadamente modesto. Para 1935, la enorme planta del barrio de Barracas elaboraba una amplia gama de productos, desde chocolates hasta cafés pasando por caramelos y helados. El Catálogo General de ese año da cuenta de ello y de otras cosas interesantes. http://goo.gl/ipVSRg


Así nos hemos nutrido de temas gráficos a lo largo de estos años y así lo seguiremos haciendo, porque existen muchos otros testimonios sobre los consumos del ayer. Y acá estamos nosotros para buscarlos, encontrarlos, analizarlos y darlos a conocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario